Usamos cookies para darte la mejor experiencia de navegación. Lee más aquí.

Arte: Katrin Friedmann

Ciclo A-Z

¿Qué es el clítoris? ¿Y dónde está?

Hicimos un diagrama para ti.

por Nicole Telfer, Science Content Producer; y Clár McWeeney, Former Content Manager at Clue
  • Comparte este artículo en Twitter
  • Comparte este artículo en Facebook
  • Comparte este artículo por WhatsApp

*Traducción: Carolina Tafur

Para las personas que tienen vagina, la mayoría de orgasmos normalmente ocurre a través de la estimulación del clítoris, el cual está ubicado arriba de la uretra y la apertura vaginal (1,2,3).

El clítoris es la principal fuente de placer sexual femenino (2,4).

Áreas que experimentan placer: zonas erógenas

Las zonas erógenas son áreas del cuerpo cuya estimulación provoca una respuesta sexual. Estas pueden incluir el área genital, los pezones o cualquier parte, en realidad, dependiendo de lo que te guste.

La zona erógena más sensible del cuerpo femenino es el clítoris (4). La estimulación de una zona erógena (durante la masturbación o el coito) puede desencadenar una respuesta fisiológica de carácter sexual.

El clítoris hace parte de la vulva, nombre que se le da a las partes externas de los genitales femeninos. La vagina es el tubo que conecta la vulva con el cuello uterino.

Este es un diagrama de la vulva:

El clítoris se puede estimular de manera directa, internamente (a través de la vagina) y/o a través de la estimulación de la vulva.

Muchas personas con vagina no siempre llegan al orgasmo a través del coito, a pesar de disfrutar o sentir excitación con el sexo penetrante.

La estimulación directa del glande del clítoris o del prepucio clitoriano o capuchón, es usualmente necesaria para un último empujón antes de alcanzar orgasmo (1,3).

¿Dónde está el clítoris? Echémosle un vistazo a la anatomía.

El clítoris no es solo la parte de la anatomía que se siente como un pequeño botón.

El clítoris está compuesto por muchas partes:

  • el glande

  • el cuerpo del clítoris

  • los cuerpos pareados o crura y los bulbos vestibulares (4,5).

Partes externas del clítoris

El glande del clítoris es la parte que la mayoría de las personas llaman “clítoris”.

Es la parte externa del clítoris, tiene aproximadamente el tamaño de un guisante y está arriba de la uretra. Debido a que el glande es es área del clítoris con mayor inervación, es extremadamente sensible al tacto (5,6).

La función del glande es percibir sensación y estimulación. Contrario al resto del clítoris, el glande no se hincha o crece durante la respuesta sexual femenina, ya que no tiene tejido eréctil (expandible) (5).

Justo sobre o encima del glande se encuentra el prepucio del clítoris o capuchón, el cual está formado por los dos lados de los labios menores que se conectan (5). El prepucio puede variar en tamaño y grado de cobertura entre las personas (7).

Partes internas del clítoris

Normalmente, la mayor parte del clítoris no es visible en la vulva.

Conectado al glande está el cuerpo del clítoris. El cuerpo del clítoris se proyecta hacia la pelvis y se fija al hueso pélvico por medio de ligamentos.

Desde el cuerpo del clítoris (ubicado en frente de la uretra), el clítoris se divide a la mitad para formar los cuerpos pareados o crura (los cuales son como los “pilares” del clítoris), y los bulbos vestibulares (1,4). Estos bulbos se extienden a través y por detrás de los labios, pasando por la uretra y el canal vaginal hacia el ano (4).

Los bulbos y crura contienen tejido eréctil que se hincha con sangre durante la excitación sexual femenina. Esta hinchazón a ambos lados del canal vaginal hace que la lubricación de la vagina aumente, al igual que la estimulación sexual y la sensación (5,8). Igualmente, esta expansión del tejido del clítoris puede provocar presión en la parte anterior del canal vaginal (5).

Cómo se estimula el clítoris

Todas las personas son diferentes y, asimismo, tienen diferentes zonas erógenas, deseos y estimulantes. ¡No podemos poner mayor énfasis en esto! No existe una “mejor manera” de estimular el clítoris — deberás experimentar un poco.

Dicho esto, aquí te damos algunos consejos para ayudarte a ti y a tu pareja a alcanzar el orgasmo.

1. Crea el ambiente. Busca un lugar cómodo. Si estás con una pareja, crear el ambiente puede incluir besarse, juego previo, y explorar tu cuerpo y el de tu pareja.

Si no tienes compañía, siéntete libre de explorar otras zonas erógenas de tu cuerpo (como tus pezones). No olvides estimular tu mente: si tienes ganas pero tu imaginación no es suficiente, puedes entrar en ambiente con algo de porno o literatura erótica.

2. Familiarízate con el área cercana al clítoris. Usa lo que quieras: tus dedos, los de tu pareja o su boca/lengua, u otro objeto (que esté limpio), como un juguete sexual. También puedes usar un cabezal de ducha, un vibrador o, incluso, la fricción que crea tu ropa interior cuando te frotas contra otra cosa, como una almohada. Una vez hayas explorado bien el área alrededor del clítoris y sientas que te has preparado adecuadamente, puedes pasar a estimular el clítoris.

3. Comienza tocando el clítoris suavemente y de manera gradual. El clítoris no es un botón mágico y simplemente pulsarlo no causa automáticamente un orgasmo (en la mayoría de personas). Tampoco te creas DJ rayando un disco de un lado a otro—a nadie le gusta eso.

4. Tómate tu tiempo. Es un área pequeña y puede ser desalentador al principio. “¿Dónde consigo suficiente creatividad para estimular un área tan pequeña de la piel?” Hazle caso a tu cuerpo o a tu pareja, y recibe comentarios sobre lo que se siente bien.

Puedes probar caricias repetitivas suaves, movimientos circulares pequeños o, incluso, un golpeteo leve.

Involucra también el prepucio del clítoris—recuerda que también tiene terminaciones nerviosas y el cuerpo del clítoris se curva detrás suyo antes de insertarse en la pelvis. Explora a solas o con tu pareja si eso se siente bien.

5. Puedes comenzar a experimentar con presión, velocidad, otras partes del cuerpo (como la lengua, con una pareja), juguetes o vibración. Cuando se sienten sexualmente estimuladas, la mayoría de personas comienzan a producir un fluido de excitación, el cual puede hacer que la estimulación del clítoris y la vagina sea mucho más cómoda.

6. Considera añadir algo de lubricante personal a la mezcla. ¡Nos encanta el lubricante!

7. También puedes intentar estimular el clítoris desde adentro con un pene, un juguete o tus dedos. No todas las personas lograrán sentirse estimuladas o, incluso, alcanzar un orgasmo la primera vez, o todas las veces, que tienen relaciones sexuales o se masturban—y eso está bien.

Lo único realmente importante es que lo disfrutes. Si no lo disfrutas, no lo hagas.

Una mano sujetando un teléfono con la aplicación de Clue abierta

Haz seguimiento en Clue también de su apetito sexual

Investigación sobre el clítoris y el punto G

El clítoris (tanto su anatomía como su función) es un tema polémico (1). Los tabúes que rodean la discusión sobre la sexualidad y el placer de la mujer han contribuido a la falta de investigación en estas áreas. Pero en la medida que los tabúes se rompen, con suerte más investigación dará mayor claridad al entendimiento del clítoris.

La existencia o función del punto G no son del todo claras. Algunas investigaciones sugieren que puede estar relacionado con la eyaculación femenina (también conocida como “squirting”) (10,11).

Otras investigaciones sugieren que el punto G no es necesariamente una estructura física como tal, sino el lugar donde los lados de los bulbos vestibulares del clítoris entran en contacto con la pared anterior de la vagina (12).

Esto sugiere que un “orgasmo vaginal” podría estar de hecho conectado con el clítoris. Es decir que cada movimiento durante el coito vaginal penetrante o cada contracción de los músculos pélvicos, pueden estimular el clítoris (1,2,12).

El tamaño del clítoris

Tanto la parte externa del clítoris, como el glande del clítoris y el prepucio del clítoris pueden variar en tamaño de persona a persona.

La exposición a andrógenos durante cualquier etapa de la vida, incluyendo el desarrollo intrauterino, la niñez y la edad adulta, pueden hacer que el clítoris aumente de tamaño (13). Se denomina clitoromegalia a la condición de un clítoris que es lo suficientemente grande para ser considerado anormal.

El clítoris y el pene: un origen compartido

El pene y el clítoris están estructuralmente relacionados. De hecho, ambos tienen su origen en el mismo tejido germinal (5).

A las ocho semanas del desarrollo fetal, el cromosoma Y del ADN masculino activa la diferenciación del tejido genital para formar un pene en vez de un clítoris (3-5). Muchas de las partes del clítoris son similares a las del pene pero varían en tamaño y forma, y se encuentran ubicadas en lugares diferentes.

¿Es el clítoris un pene pequeño o el pene un clítoris gigante?

Alcanzar un orgasmo es diferente para todo el mundo. Experimentar con paciencia, por medio de la masturbación o diferentes posiciones sexuales puede ayudarte a descubrir lo que funciona mejor para ti.

Artículo originalmente publicado el 22 de febrero de 2018.

También te podría gustar leer: